13 sept. 2011

Descubierto el ancestro del Homo erectus


Una serie de cinco artículos, publicados en el último ejemplar de Science y basados en novedosas pruebas relacionadas con diversos aspectos de la anatomía del Australopithecus sediba, revelan nuevos elementos atribuidos a dos esqueletos: el análisis de la mano más completo hasta ahora de un homínido temprano, la descripción de la pelvis, del cerebro y el hallazgo de nuevas piezas del pie y el tobillo.

Desde su descubrimiento, en el mes de agosto de 2008 en Malapa (Sudáfrica), se han encontrado en este lugar más de 220 huesos de homínidos de más de cinco individuos, incluyendo restos de bebés, jóvenes y adultos.

Según el profesor Lee Berger, del Instituto de Evolución Humana de la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica), el Australopithecus Australopithecus sediba  muestra una combinación sorprendente de características únicas, nunca antes observadas en un ancestro humano temprano.
Los descubrimientos, que incluyen la mano más completa que se haya descrito en un homínido temprano, una de las pelvis más completa jamás descubierta y la marca de las nuevas piezas del pie y el tobillo, ponen en duda algunas teorías largarmente aceptadas sobre la evolución humana.

Según explica Berger, "los fósiles muestran un cerebro sorprendentemente avanzado, pero pequeño, una mano muy evolucionada, una pelvis moderna y una forma del pie y del tobillo nunca antes vista en otras especies de homínidos que combinen características de monos y humanos en un mismo paquete anatómico. Las avanzadas características encontradas en el cerebro y el cuerpo lo convierten en el mejor candidato como ancestro del género Homo". También hay algunas nuevas evidencias que sugieren que Australopithecus sediba podría haber sido un fabricante de herramientas.

 Imagen extraída de aquí


El equipo de estudio de estos fósiles ha contado con más de 80 científicos, estudiantes y técnicos de todo el mundo, entre los que se encuentran, entre otros, equipos de expertos geólogos, especialistas en informática, morfólogos y físicos.

Para datar la edad de los restos, la doctora Robyn Pickering y sus colegas de la Universidad de Melbourne utilizaron avanzadas técnicas de datación con uranio-plomo y algo llamado datación paleo-magnética, que mide cuántas veces el campo magnético de la Tierra se ha invertido en los sedimentos calcificados que rodean los fósiles.
Se registró una edad de los fósiles de aproximadamente 1,977 millones de años, anterior a las primeras apariciones de rasgos específicos de Homo en el registro fósil.

 Imagen extraída de aquí

Hasta ahora, los fósiles de alrededor de 1,9 millones de años -en su mayoría atribuidos a Homo habilis y Homo rudolfensis- han sido consideradas los ancestros del Homo erectus, sin discusión, el ancestro humano más antiguo.

Noticia original en La Vanguardia


0 comentarios:

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More